jueves, 14 de diciembre de 2017

EXTRA: NARCOSOBRINOS CONDENADOS A 18 AÑOS DE PRISIÓN

18 AÑOS DE PRISIÓN SIN POSIBILIDAD DE SALIDA TEMPRANA. 
HACE MINUTOS SE DIO A CONOCER LA SENTENCIA DE LOS NARCOSOBRINOS DE LA PAREJA MADURO-FLORES. LA FAMILIA FLORES APARECE INDICIADA DE MÚLTIPLES CRÍMENES: TRÁFICO DE INFLUENCIAS, CORRUPCIÓN EN PDVSA Y EN LA TESORERÍA DEL ESTADO, ASESINATO, NARCOTRÁFICO, ABUSO DE PODER,NEPOTISMO, FALSIFICACIÓN DE TÍTULOS UNIVERSITARIOS. 
QUE JOYAS TIENE VENEZUELA EN MIRAFLORES, PROTEGIDOS DE VLADIMIR PADRINO Y SU MAFIA DE NARCO-GENERALES. 

La PDVSA roja: ignorancia, corrupción, cobardía y cursilería


         
            Un comentario sobre el llamado Plan Estratégico Socialista de PDVSA, 2016-2026
Como geólogo petrolero, activo en la industria petrolera por 30 años, desde 1951 (pasantía de estudiante) hasta 1981, desempeñando las más diversas posiciones, desde geólogo de campo hasta miembro de la primera Junta Directiva de PDVSA, 1976-1979, además de labores de consultoría en este campo desde 1981 hasta hoy, creo tener el suficiente nivel de conocimiento y autoridad para decir lo siguiente:
Hugo Chávez (ya fallecido), Ali Rodríguez, Rafael Ramírez, Eulogio del Pino y Nicolás Maduro merecen la máxima pena que imponen las leyes venezolanas a los corruptos y traidores a la Nación venezolana, por su participación criminal en la catástrofe de PDVSA.
El ex-embajador del narco-régimen, Roy Chaderton, acaba de pedir la pena de muerte para los corruptos de la revolución. Si ello se implantara en Venezuela, serían muy pocos los revolucionarios que quedarían vivos, porque existe evidencia abundante de la corrupción y los abusos de poder de esa horrorosa pandilla que ha azotado al país desde 1999.
Incluyéndolo a él.
Además de la corrupción y la ignorancia, hay dos ingredientes de la gerencia de la PDVSA roja que han hecho posible su colapso: la cursilería y la cobardía. Acabamos de leer el llamado Plan Estratégico Socialista, PES, 2016-2026, y encontramos allí la corroboración de estos dos pavorosos ingredientes. Estos son ingredientes que comenzaron a aflorar desde que Hugo Chávez, en su afán de tomar el control de la empresa petrolera, comenzó a hablar de petróleo, tema para él desconocido. El Plan cita al sátrapa de Barinas diciendo: 
Nunca jamás puede haber una PDVSA con una meritocracia insensata, cuyo mito ya se enterró y quedó enterrado más debajo de la fosa del petróleo. Unos meritócratas insensibles, unos cogollos, cúpulas, como queramos llamarlas, que demostraron lo que son realmente: apátridas, y manejaron esta empresa durante décadas, con un proyecto antinacional, obedeciendo a lineamientos contrarios al interés de la Patria, contrarios a los intereses del Pueblo”
Esa gerencia de PDVSA, definida por Chávez en términos tan denigrantes, mantuvo a PDVSA entre las primeras tres empresas petroleras del mundo. Sus líderes tenían credibilidad. Ninguno fue acusado de corrupción. Los números de la empresa eran todos positivos, sus empleados no pasaban de 45000. Hoy en día, la PDVSA roja y “socialista” es un bagazo desprestigiado en todo el mundo, que mantiene 150.000 empleados para producir un millón de barriles diarios menos que antes de la llegada de Chávez al poder, con sus tres últimos presidentes en la cárcel o huyendo de la justicia, con 60 o más gerentes medios en la cárcel o buscados, objeto de burlas y desprecio en todo el mundo petrolero. Y ello es culpa de Rodríguez, Ramírez, del Pino, Martínez, Chávez y Maduro, el quinteto de la muerte.
El llamado Plan Estratégico Socialista, 2016-2026, es un adefesio de una increíble cursilería. En sus 132 páginas no hay una sola meta cuantitativa de producción o de refinación o de exportación o de ventas. No hay un solo número en sus páginas, a pesar de que la industria petrolera es de números. Sus páginas son un pajonal ininteligible. Vean este ejemplo, la definición de Injerto Socialista  en PDVSA, en la página 68:
INJERTO SOCIALISTA:  [Es] un planteamiento hecho por el Comandante Supremo Hugo Chávez en su Aló Presidente teórico N°6, nutrido por la teoría de Itzván Mészáros. Esta propuesta es descrita como Injertos Socialistas, con la cual se busca alcanzar la transformación estructural hacia un paradigma socialista en el cual se superen las relaciones de producción capitalista. Bajo esta estrategia se busca generar transformaciones en espacios definidos dentro de PDVSA, con un acompañamiento y condiciones adecuadas, para así obtener triunfos en lo productivo y social, buscando luego replicar estas experiencias a escala nacional, poniendo hincapié en que los males que se quieren superar no ahoguen a estas nuevas experiencias, ya que teorías de organización plantean que los cambios aislados dentro de una estructura ya establecida pueden ser absorbidos por los viejos esquemas organizativos.
Uno no puede menos que admirar la habilidad del redactor de estos párrafos, capaz de escribir algo que suena profundo pero que no tiene ni pies ni cabeza. Algo que el trabajador de la PDVSA roja lee sin entender pero intuyendo que debe ser terriblemente importante, ya que es un planteamiento hecho por el líder galáctico fallecido, el torvo charlatán disfrazado de profeta.  
El autor del prólogo de este “Plan” es Eulogio del Pino, recientemente caído en desgracia y enviado a prisión, medida correcta tomada de manera equivocada.  En ese prólogo, del Pino se arrastra como siete cueros al decir lo siguiente:
“El pensamiento petrolero revolucionario del más grande visionario contemporáneo Latinoamericano y del Mundo, Hugo Chávez Frías, ha sido y constituye la guía fundamental de la Clase Trabajadora….”.
Y agrega: “[Este Plan nace] en la búsqueda de nuevas formas de planificar una nueva PDVSA con visión transformadora hacia una Corporación Socialista, que rompa viejos paradigmas corporativos en función de “planificar estratégicamente” para los próximos 10 años... condujo en junio de 2015, a un hecho histórico para nuestra industria petrolera: el inicio del Plan Estratégico Socialista (PES) de PDVSA 2016-2026 con propuestas surgidas desde las bases de la Clase Trabajadora”.
Parece mentira que un gerente formado y educado por la industria petrolera meritocrática haya llegado a firmar este prólogo tan indigno. Es algo que del Pino tendrá que explicar algún día, cuando escriba sus memorias, ya sea en la cárcel o en el lujo del exilio del cual disfrutan tantos chavistas corruptos. El documento que del Pino prologa, explica y hace suyo es probablemente – junto con el Plan de la Patria  - el documento más cursi, caótico y fraudulento que haya generado el bandidaje chavista.
 En la Página 52 del documento hay un párrafo que causa asombro, por lo descuidado de su estructura. Dice textualmente: “La Clase Trabajadora se ha planteado traspasar la barrera del no retorno y alcanzar el Socialismo en PDVSA, para ello se deben cambiar los antivalores y acciones típicas de la estructura vieja como lo son el burocratismo, la corrupción, el egoísmo, la disminución en la eficiencia y eficacia, la conciencia del deber social, el respeto al ser humano y el trabajo en colectivo”. Uno pensaría que estos bárbaros criticarían lo que ellos llaman el burocratismo, la corrupción, el egoísmo y la disminución en la eficiencia y la eficacia. Pero, agregan como antivalores: ¡la conciencia del deber social, el respeto al ser humano y el trabajo en colectivo! Uno no sabe si achacar esto al descuido y aburrimiento de quien lo escribió o a un genuino deseo de terminar con esas virtudes. Después de todo, el párrafo completo es una gran mentira porque la PDVSA roja ha sido un nido de corrupción y burocratismo desde el inicio de la gestión chavista. ¿O es que triplicar el número de empleados no es burocratismo? ¿O es que tener presos por ladrones a ex-presidentes de la empresa y andar buscando a otro por la misma razón no es evidencia de una galopante corrupción?
El documento cita en sus páginas 52 y 53 al Che Guevara, quien de petróleo sabía lo que yo de sánscrito. Dice Guevara: “La burocracia estatal existía en la época de los regímenes burgueses con su cortejo de prebendas y de lacayismo, ya que a la sombra del presupuesto medraba un gran número de aprovechados que constituían la “corte” del político de turno”. Pero, ¿es que acaso no es este párrafo una buena descripción de la PDVSA roja? Desde que el fallecido sátrapa de Barinas y el traidor Ali Rodríguez expulsaran a los gerentes y técnicos de la industria, PDVSA se convirtió en asilo de reposeros, mantenidos y adulantes, exactamente lo que Che Guevara critica. ¿Es que quienes escriben esto son estúpidos o caraduras?  Probablemente ambas cosas.
Del Pino dice en su prólogo: “Los trabajadores y las trabajadoras debatieron, analizaron y consolidaron diversas propuestas en cinco (5) fases de trabajo. La Fase I contó con la participación de 96.798 trabajadores pertenecientes a los negocios petroleros y no petroleros, distribuidos en 10.236 mesas de trabajo constituidas en promedio de 10 personas generando más de 97 mil propuestas, donde finalmente se escogieron, en pleno ejercicio democrático, un (01) vocero (ra) de cada una de las mesas para un total de 10.236 voceros. Con esta metodología se desarrollarían la Fase 2 (9.344 trabajadores, 15.821 propuestas y 978 voceros/as), la Fase 3 (908 trabajadores, 3.596 propuestas y 102 voceros/as), Fase 4 (102 trabajadores y trabajadoras, 981 propuestas y 10 voceros/as) y la Fase 5 (10 voceros/as, 466 propuestas, además de 1.846 acciones). Finalmente una mesa con 466 propuestas y 1846 acciones
Durante un mes la empresa involucró a casi 100000 empleados en este ejercicio. Los planificadores de PDVSA, dice del Pino, fueron los trabajadores socialistas, no los planificadores como tal. Estos trabajadores, erigidos en planificadores, se abocaron a “pensar” en el futuro de la empresa, olvidando apretar los tornillos, cerrar las válvulas, enroscar las tuberías, conducir los camiones, cocinar los almuerzos, manejar las lanchas y los remolcadores, vigilar las instalaciones, todo lo que hacen los trabajadores de una empresa mientras los planificadores planifican. En esa labor revolucionaria, dice del Pino, elaboraron la bicoca de 97000 propuestas. ¿Se imaginan ustedes el trabajo que significa evaluar 97000 propuestas? Así sería el basurero conceptual generado  que, en apenas una semana, pudieron eliminar más de 85000 propuestas y bajar el número a unas 15800 propuestas, para llegar a algo así como a las 15 finalistas del Miss Universo. En otra semana bajaron a 3600 propuestas para finalizar la cuarta semana con apenas 466 propuestas. Cuando uno lee el contenido de estas propuestas, sin embargo, no lee nada que pueda parecer diferente y novedoso. Lo que el documento contiene es basura, párrafos rimbombantes y  pomposos. Llegaron a objetivos tales como los siguientes:
Posicionar a PDVSA como empresa líder en producción, procesamiento, refinación y comercialización de crudo pesado. 2. Motorizar el desarrollo territorial socialista y económico nacional. 3. Fortalecer la diversificación de mercado y la integración energética regional. 4. Operar y mantener con los mayores estándares de eficiencia de empresas de primer nivel. 5. Reimpulsar los valores y principios socialistas en el trabajo cotidiano. 6. Preservar el ambiente en las operaciones de PDVSA…  Y uno debe preguntar, ¿para llegar a estos párrafos incoloros, inodoros e insaboros tuvieron que emplear a 100.000 trabajadores durante un mes?  
 Cualquier gerente petrolero pudiera haber redactado este párrafo arriba citado en unos 15 minutos, tomándose un cafecito.
Hay perlas tras perlas de “sabiduría” en el documento. Por ejemplo: “Los cambios estructurales vendrán con un óptimo proceso de formación del hombre nuevo y la mujer nueva, el Comandante Supremo Hugo Chávez en el Aló Presidente teórico N°6, planteó la acción de incidir en la sociedad vieja y transformarla, injertándole la sociedad nueva. Por lo tanto, las claves para la transformación de PDVSA se centran principalmente en tres (03) elementos: N°1: impulsar la transformación de la Clase Trabajadora en Vanguardia Política, profundizando la conciencia socialista de trabajadores y trabajadoras y su compromiso con la industria; N°2: la formación colectiva, integral, continua y permanente, tal como lo establece el artículo 295 de la LOTTT; es necesario ratificar al trabajo como un proceso social y que solo La Clase Trabajadora con la formación integral, será el único sujeto social que puede transformar los actuales medios de producción, con la producción social de trabajo en cada entidad. Y N°3: la transformación estructural de PDVSA, donde trabajadores y trabajadoras en su rol consciente,….  blá blá blá”.
 Según nos dice el Plan la empresa se transformará estructuralmente si el lugar de los gerentes es ocupado por los trabajadores. Esto es lo que el chavismo ha venido predicando desde hace varios años y aplicando en las empresas de la CVG y en PDVSA. Ello ha resultado en un colapso generalizado de esas empresas. A cada instante sale un ladrón y es reemplazado por otro en la presidencia de las pomposamente denominadas industrias básicas, mientras que PDVSA ha llegado al caos total mientras siguen hablando del hombre nuevo y de la necesidad de introducir injertos socialistas.
Según el Plan el principal objetivo estratégico de la PDVSA roja es: “Transformar a PDVSA, filiales y negocios no petroleros, con la Gestión Directa y Democrática de la Clase Trabajadora consciente de su rol protagónico y participativo en el proceso social de trabajo, en una corporación socialista eficiente y transparente, que genere los recursos necesarios en armonía con el ambiente, para que la República Bolivariana de Venezuela trascienda de ser un país exportador de materia prima, hacia un país potencia, industrializado, con una sólida estrategia de seguridad energética y soberanía tecnológica, donde el desarrollo territorial y la Suprema Suma de felicidad del Pueblo Venezolano sea la meta”. Los lectores se darán cuenta de que este párrafo está en la misma categoría cursi  del Plan de la Patria. Probablemente ha sido escrito por el mismo redactor a sueldo, un mal alumno de Cantinflas. Según este párrafo solo los trabajadores pueden llevar a cabo la transformación de PDVSA en una empresa “socialista eficiente” convirtiendo a Venezuela en “país potencia”. Preguntamos a los venezolanos si esta es la filosofía que requiere la industria petrolera venezolana para salir del foso. Ese foso en el cual está metido, nadie dude de ello, es el resultado de haber manipulado la empresa para convertirla en una quincalla "socialista".  Es Venezuela hoy un "país potencia" o un país objeto de compasión en todo el mundo por su tragedia humanitaria? 
¿Cuál es la razón para que PDVSA esté manejada por los trabajadores?  El documento que comentamos trata de “explicarlo” así: la Constitución de la Venezuela revolucionaria establece que la soberanía debe ser ejercida de forma directa por el Pueblo de manera participativa y protagónica …La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta constitución y en la ley… así como ...La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo”… contenido en los artículos 5 y 62.  Por esto Chávez dijo: “Proponemos la participación de los trabajadores en la planificación estratégica de la empresa, en la gestión de las empresas.”. Según esta “filosofía” empresarial quien debe llevar a cabo la operación de un paciente con un tumor cerebral no es el neurocirujano sino quien el barrendero del hospital.
Basado en esta premisa el documento continúa: “La Clase Trabajadora promueve el rediseño en el manejo de los procesos dentro de PDVSA, Filiales y Negocios no Petroleros, para optimizar e incentivar el crecimiento de la capacidad de Producción. Minimizará tiempos improductivos, recursos para lograr una gestión empresarial más eficaz y eficiente, aplicando la Filosofía del Plan Estratégico Socialista”.
Para del Pino y sus acólitos es el trabajador quien va a hacer todo eso.  Y no lo va a hacer con tecnología importada, capitalista. Noooo señor.  “PDVSA incorporará tecnologías nacionales en las operaciones petroleras, aplicará y masificará las tecnologías nacionales desarrolladas por la Filial INTEVEP, la Dirección Ejecutiva AIT y la Clase Trabajadora organizada…Utilizando sistemas de información, basados en soluciones nacionales…”. Serán los trabajadores, liderados por Wils Rangel, quien parece una criatura escapada del Plioceno Inferior, quienes desarrollaran la tecnología vernácula para poner a PDVSA a la cabeza del mundo petrolero.  
Todo este milagro se llevaría a  cabo gracias a una atmósfera ética socialista, con el apoyo intelectual de teóricos revolucionarios como “Alfredo Maneiro, el Che Guevara, István Mészáros y Carlos Matus”. El documento agrega: “Serán únicamente los trabajadores y trabajadoras, los impulsores de un nuevo Estado Ético, donde el modelaje por y para hombres y mujeres de nuestra corporación, transversarán las estructuras organizacionales y sus modelos de gestión, como herramienta de transformación, donde la ética sea parte de nuestro código genético, para dar sentido a la vida humana y que contenga la fuerza creadora que nos haga sentir venezolanos dignos de la herencia de nuestros libertadores”.
De acuerdo con este párrafo tan altisonante no hay alternativa:  solo los trabajadores (y trabajadoras) son honestos. Por supuesto, esto no es cierto porque, si bien los gerentes y presidentes han resultado ser unos vulgares corruptos  no es menos cierto que  la práctica de la robagallinología existe a todos los niveles de la empresa. Son muchos los trabajadores y empleados de bajo nivel quienes se han inspirado en el ejemplo de Rodríguez, Ramírez, Asdrúbal Chávez y del Pino para llevar a cabo sus propios manejos, más modestos en su magnitud, pero igualmente desviados del decoro. 
 Que proponen los trabajadores para salvar a PDVSA? Leemos en el “Plan”: “Como parte de la trasformación de PDVSA, la Clase Trabajadora ha planteado acciones que se mencionan a continuación: • Impulsar la formación y autoformación de las comunidades, con valores éticos socialistas y principios de emprendimiento, desarrollo y producción, en actividades no petroleras. • Elaborar planes de inversión para crear escuelas técnicas agropecuarias y de piscicultura en las zonas rurales aledañas a las instalaciones de la Industria, con el fin de convertirlas en centros de formación para que los niños desde temprana edad adquieran el amor, el conocimiento del campo, y que las mismas se conviertan en centros de producción. • Establecer programas de reconocimiento colectivo, incentivos y divulgación de conductas, valores y principios socialistas en trabajadores destacados por su vocación al trabajo. • Ejecutar una estrategia de comunicación amplia de difusión del conocimiento del recurso energético. • Crear el Código de Conducta Ética Socialista. • Crear e implementar un nuevo modelo de relaciones sociales en PDVSA, que involucre la participación protagónica de las trabajadoras y los trabajadores, en el ejercicio de gestión y toma de decisiones, como el ejercicio presente del PES de PDVSA. • Transformar las relaciones sociales en la industria. Crear e implementar, un nuevo modelo de relaciones sociales en PDVSA, que involucre la participación protagónica de las trabajadoras y los trabajadores. • Impulsar una cultura organizacional de PDVSA como empresa socialista, con una fuerza laboral comprometida e identificada con la misión y visión de la Industria”.
Nada sobre explorar o producir, sobre recuperación secundaria, perforación, mantenimiento de equipos e instalaciones, transporte, protección industrial, planificación estratégica moderna. Nada sobre estas tareas fundamentales de una empresa petrolera de naturaleza internacional. Los redactores del Plan solo escriben de socialismo y de adoctrinación ideológica.
Yo, Gustavo Coronel, cédula de identidad #606653, petrolero, digo que la PDVSA roja es un nido de ladrones y reposeros, que la empresa no tiene salvación y que sus ex presidentes Rodríguez, Ramírez y del Pino deberían ir a la cárcel por los 30 años que contempla la pena máxima venezolana. Si el juicio probara que poseen dinero ilegalmente obtenido este dinero deberá ser restituido a la Nación. 
Estoy dispuesto a ser testigo de cargo, en Venezuela o en el exterior, en contra de esos malhechores.

Sin justicia no habrá paz en Venezuela.  

martes, 12 de diciembre de 2017

ESTARÁN JUNTOS EN NAVIDAD


Como voluntario en un inmenso hospital desde hace nueve años una de mis tareas es transportar a los pacientes que son dados de alta al sitio donde los esperan sus familiares. Hace unos días transporté a una anciana muy pequeña y frágil, a quien las enfermeras envolvieron en una frazada porque el frío afuera era respetable. Envuelta en su frazada era casi invisible en la silla de ruedas. Debía llevarla adonde la esperaba un transporte especializado que salía de otra sección del hospital, Durante el viaje por los larguísimos corredores, con una voz firme y clara, de bellísimo tono, me preguntó qué edad tenía yo. Le dije; “84 y medio”, Y me respondió: “Eres 10 años más joven que mi esposo”.
“¿Y que hace su esposo?”, le pregunté, sospechando que habría fallecido. Y  me respondió: “Es capitán de un submarino, en el Pacífico”. Le comenté que yo jamás podría entrar en un submarino, la claustrofobia me lo impediría. Y me dijo: “No todos servimos para todo. Mi esposo ama su submarino. No lo cambiaría por nada en el mundo”. Y agregó: “Lo espero para estas navidades pero no sé si llegará a tiempo”.  Y agregó: “Si llega a tiempo, me gustaría que usted lo conociera. Creo que se llevarían bien”.
Balbuceé algo así como “espero que así sea”. Habíamos llegado al sitio donde la esperaba el transporte que la llevaría su casa. Era una camioneta blanca especializada en transporte de inválidos. Por fuera tenía la identificación del lugar: “Hospicio San Juan”.
La anciana me dijo: “Ya está aquí mi transporte. Es hora de despedirnos”. Me coloqué frente a ella.  Me dio su mano, no fría como suelen estar las manos de los ancianos, sino cálida y acogedora, como debe serlo el vientre materno para un bebé. Me miró con una clara sonrisa y me dijo: “Gracias por haberme traído hasta aquí. Tan pronto llegue mi esposo nos gustaría invitarlo a nuestra casa… Que tenga una feliz navidad junto a todos los suyos”.

El conductor del transporte del hospicio se acercó y se la entregué. La vi partir y su recuerdo no me ha dejado. Quiero creer que  en la nochebuena que se avecina, cuando  esté naciendo de nuevo en su humilde pesebre el niño destinado a contraponer el amor a  los mezquinos odios milenarios, mi frágil amiga, casi invisible en su frazada, estará con su capitán de subamarinos  frente al amable fuego del hogar,  tomados de la mano.  

domingo, 10 de diciembre de 2017

Un saludo para Leopoldo López y nuestros amigos presos de conciencia


Es paradójico que tanto el Fiscal que urdió la trama en contra de Leopoldo López, por órdenes de Hugo Chávez y la jueza que lo llevó a prisión, se encuentren hoy con sus familiares en Norte América, uno en USA y la otra en Canadá, viviendo en libertad y disfrutando de una vida civilizada. Ello representa una inversión perversa de la justicia. Leopoldo López continúa preso y, como ha dicho su esposa, su hogar ha sido convertido en una prisión, en la cual toda la familia está presa por orden de el cruel analfabeta que manda en Venezuela.
 No nos podemos imaginar en su real magnitud lo terrible que ha debido ser para Leopoldo y sus amigos presos esta vida en reclusión. Leopoldo ha sido objeto no solamente de privación de su libertad sino de torturas físicas y psicológicas. La situación de los presos políticos del chavismo es horrorosa, solo verdaderamente conocida por las víctimas directas de la tragedia. Les son dados alimentos contaminados, les aplican toda clase de torturas en las cuales los cubanos castristas son expertos, a fin de mantenerlos en permanente estado de angustia. Se trata de quebrarlos espiritualmente, el peor crimen que puede cometerse contra un ser humano.  
Quienes estamos en libertad y, además, lejos del país, nos olvidamos con frecuencia de las terribles privaciones que sufren nuestros compatriotas en las prisiones del narco-régimen. En ocasiones hemos rechazado iniciativas que los podrían haber beneficiado, en base a consideraciones que pueden ser válidas para nosotros pero no para ellos, dadas las diferentes circunstancias en las cuales se desarrollan nuestras vidas. En cierta forma todos somos prisioneros de lo que Abraham Manslow definió como la Jerarquía de Necesidades. Según Manslow el ser humano se enfrenta a una pirámide de necesidades y la satisfacción de cada nivel de esas necesidades básicas nos abre de inmediato expectativas de lograr la siguiente. En la base está la satisfacción de las necesidades fisiológicas más esenciales, luego viene la expectativa de la seguridad personal y de la libertad. Una vez logradas esas expectativas se abren las demás, la necesidad de vivir en una sociedad democrática, la expectativa de auto-realización, todo lo que es más y más ideal en el ser humano. Desde USA, en mi disfrute de una vida normal, tranquila, logradas mis necesidades básicas de alimentos y libertad, siento la compulsión de ayudar a que todos mis compatriotas puedan tener lo que yo tengo. En Venezuela ello pasa por la salida acelerada y el enjuiciamiento criminal del narco-régimen que se ha instaurado en mi país. Esos son los mismos deseos por los cuales nuestros amigos presos han luchado, excepto que – ahora -  en sus circunstancias, deben coexistir con deseos básicos de libertad personal y de seguridad para él y su familia, todo lo cual yo ya doy por sentado. Por ello, mis perspectivas pueden en ocasiones colidir con mis amigos, quienes están en circunstancias muy diferentes.
Por ello, no solo envío a mis compatriotas privados de libertad un estrecho abrazo de solidaridad y mis deseos más fervientes de que pronto puedan disfrutar de la ansiada libertad y de la vida civilizada a la cual tienen derecho, sino que les envío mis excusas si en alguna ocasión he sido demasiado severo y radical en mi enjuiciamiento de la situación política venezolana, en lo que a ellos se refiere. Aunque mis deseos y los deseos de ellos son idénticos en su esencia, podrán diferir en una u otra ocasión en los caminos a seguir para llegar al mismo destino. Ello no quiere decir que las diferencias en perspectivas y estrategias deban significar abandono de principios.
A fin de minimizar estas diferencias solo podemos llamar, en nuestro auxilio, las enseñanzas de nuestros padres, de nuestros maestros y de la historia, como han actuado otros seres humanos, desde Tomás Moro a Juana de Arco, desde Pierre Laval a Neville Chamberlain. Como actuar frente a la dictadura venezolana, creo, es más fácil que enjuiciar la actuación de otros en este sentido, ya que exige la aplicación de una mezcla de principios y de compasión cuyo balance es elusivo. Solo puedo prometer tratar de acercarme en lo posible a la mezcla ideal.

Quizás pensar en que pudiera ser mi hijo quien está preso me ayude en estos esfuerzos. Pero ni de eso estoy seguro, creo que es preciso estar enfrentado directamente con la experiencia para saber cómo actuaríamos. Quiera Dios que, si llegara ese momento, sepamos estar a la altura de nuestras convicciones. 

sábado, 9 de diciembre de 2017

El negociado que se lleva a cabo en República Dominicana


El narco-régimen venezolano se ha reunido con la llamada oposición venezolana. Estas son algunas de las características de esa negociación o negociado:
Sitio: República Dominicana, un país cuyo gobierno ha mostrado parcialidad a favor del narco-régimen venezolano
El grupo negociador de oposición incluye a Timoteo Zambrano, quien ha demostrado ser un colaboracionista del narco-régimen
Cancilleres que “garantizan” imparcialidad son cinco: Bolivia (chavista), Nicaragua (chavista), St. Vincent (País que le debe a Maduro $200 millones por PetroCaribe), Chile (sentado en la barrera) y México (el único decidido a que se democratice Venezuela).

Quien es el gran facilitador? : José Luis Zapatero, un mercenario

jueves, 7 de diciembre de 2017

QUIEN CEDE EN LO PEQUEÑO TERMINA CEDIENDO EN LO GRANDE

La ley de la aceituna

Leo lo siguiente, aunque no soy jubilado petrolero:
Estimados Compañeros Jubilados, les informo que acabo de recibir llamada de la Asistente del nuevo Director Ejecutivo de RRHH PDVSA, sr Robert Pérez, quién convoca Reunión a AJIP mañana jueves 07 Diciembre 2017. Igualmente mañana mismo tengo Reunión con el Dr. Ali Rodríguez Araque, Presidente Vitalicio de PDVSA con quién trataré asuntos de interés a los Jubilados PDVSA, Filiales y Pequiven. Estamos en contacto. Feliz tarde para Ustedes. Helena Pino Blanca. Miércoles 06 Dic. 2017
Que sepamos, no existe ni debe existir en PDVSA ni en ninguna empresa del Estado venezolano la figura de Presidente Vitalicio.  Sobre todo cuando el "presidente vitalicio" en cuestión es uno de los asesinos de la empresa. No es poca humillación el tener que sentarse a la mesa con un bandolero para pedir, por favor, lo que debería corresponderle por derecho a los empleados petroleros jubilados. Pero es peor  aún  tener que reconocerle títulos y hacerle homenajes no legítimos, a fin de tratar de ponerlos de buen talante para que resuelvan la tragedia de los pagos a los jubilados. Ali Rodríguez es presidente "honorario" de PDVSA, título dado a dedo por el chofer reposero analfabeta que se sienta en Miraflores. La Sra. Pino cometió un error excusable, porque honorario y vitalicio es más o menos la misma barca atravesando el río, honores que degradan no solo a quien los da (Maduro)  sino a quien los recibe (Rodríguez). No es a la buena señora a quien crítico sino que aprovecho su error para comentar  como un sistema perverso va haciendo que la gente buena tenga que ir bajando su nivel de dignidad, a fin de sobrevivir en un país manejado por criminales, ladrones e ineptos, como lo son estos dos personajes hechura de los hermanos Castro.
Durante toda mi vida me he guiado por la idea, muchos la consideran rígida, que ceder en lo pequeño lleva progresivamente a ceder en lo grande. Esta podría llamarse la Ley de la Aceituna: Lo difícil, dicen los andaluces, es sacar la primera aceituna del frasco, las demás salen con facilidad. También podría llamarse la Ley del Beso Esa “ley” ilustra la situación venezolana de hoy y la necesidad de ser moralmente íntegros, sin desdoblamientos.
Coexistir pacíficamente con los bandidos del chavismo, validar su ridícula Asamblea Nacional Constituyente como lo pretende hacer Manuel Rosales, de ganar la gobernación del Zulia degradada por el fraude, simboliza la primera aceituna del deshonor. Hay un miembro de la oposición que “pide audiencias” a Maduro, término que implica vasallaje. No se da cuenta de que ha entregado ya una aceituna. En la República Dominicana, dice la oposición, “nos hemos sentado con el gobierno de Maduro con el mayor respeto”. ¿Respeto por esa pandilla? Imposible, para gente que se respete a sí misma.
Un pueblo va adormeciéndose progresivamente, cansado por el miedo, debilitado por el hambre,  resignado ya a recibir como mendrugos lo que ha debido recibir por derecho. Esa entrega se acelera cuando son sus líderes quienes la inician.
Estamos en una fase casi final en el proceso de la “Vichyzación” de cierta oposición venezolana.  Durante la ocupación alemana de París continuaron abiertos restaurantes y hoteles en los cuales corrían besos y aceitunas. Gente famosa y decadente, a lo Coco Chanel, se convirtieron en símbolo del París genuflexo, donde el nazismo era cortejado por la Francia sumisa. El término colaboracionista es uno de los más tristes que pueda aplicarse a quien no se rebela en contra de la maldad y la tiranía. Hoy, en Venezuela, se ven fotos de fiestas rumbosas del chavismo en las cuales figuran invitados de la “democracia”.  Y, ¿que son los bolichicos sino los íncubos y súcubos producto de acoplamientos entre los bárbaros rapaces y los delicados pero codiciosos miembros de nuestra “sociedad”?

La negociación con el bandidaje chavista es una oferta de aceitunas y hasta de besos.



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Ramírez negoció su salida del régimen, pero no le servirá de mucho



 **** Quienes lo investigan seriamente no serán tan blandos como Maduro
La carta de renuncia del destructor principal de PDVSA, Rafael Ramírez, comienza así:
Tenga  a bien dirigirme a Usted, con el objeto de notificar mi renuncia al cargo de Embajador Representante Permanente de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cual he desempeñado desde el día 5 de enero de 2015, hasta la presente fecha. Esta decisión responde a los acuerdos alcanzados en nuestra conversación, una vez recibida la instrucción del Ciudadano Presidente de la República, de separarme del cargo para que cese, según ha sido su deseo manifiesto, de representar a nuestro país frente a este Organismo Multilateral”.
Es decir, Ramírez ha llegado a un acuerdo con Maduro para irse del narco-gobierno. Su salida responde a una negociación.
¿En qué consistirá esa negociación? Rafael Ramírez fue presidente de PDVSA y ministro del sector petrolero por doce años, desde 2004 hasta 2014 pero desde 2002 estaba en la junta directiva de la empresa. Se jacta de haber sido amigo íntimo del sátrapa fallecido, Hugo Chávez. Se vanagloria de haber transformado la empresa en una quincalla vendedora de pollos y sembradora de sorgo. Manejó durante doce años, a su entera discreción, los dineros de la empresa, desviándolos hacia fondos paralelos como el FONDEN, sin transparencia alguna, en estrecha complicidad con Chávez, Giordani y Merentes. Durante los doce años de ese manejo PDVSA recibió y despilfarró miles de millones de dólares de ingreso petrolero. Se entregó petróleo subsidiado y hasta gratis a Cuba y a otros países del Caribe y América del Sur. Ramírez envió sacos de dinero a Cristina Kirchner en Argentina y a Evo Morales en Bolivia. Sus amiguitos, Villalobos y Reiter y sus primos Salazar Carreño y Luongo han sido detenidos, los dos primeros por la policía española (a pedido de USA)  y los segundos por la policía de Maduro.
¿Cuál puede ser el acuerdo, la negociación a la cual llegó Ramírez con Maduro? En primer lugar, no ir a Venezuela, a ser puesto en prisión en las sucias cárceles de Maduro. Segundo, poder irse en paz a un país donde no exista extradición con los Estados Unidos, país que está investigándolo activamente y donde él ya no gozará de inmunidad diplomática; tercero, permitirle vivir tranquilo, en disfrute de sus “ahorros”.
La carta que maneja Ramírez es el conocimiento que tiene de la magnitud del desastre financiero en el sector petrolero y de la participación de Maduro y sus compinches en el saqueo de PDVSA. Todos ellos fueron miembros de la pandilla. Maduro fue miembro de la Directiva de PDVSA (figuraba como abogado en los libros de la empresa). Todos los chavistas principales tienen las manos llenas de corrupción, por comisión o por omisión.  
Este arreglo de Ramírez con Maduro no servirá para comprar su impunidad, ya que quienes lo investigan y estrechan su cerco no son los miembros del narco-régimen venezolano sino entidades de otros países donde él tiene o ha tenido sus dineros y negocios. Su capacidad de maniobra es muy limitada.
La tragedia de PDVSA no tiene precedentes. Cinco expresidentes corruptos: Héctor Ciavaldini, Ali Rodríguez, Rafael Ramírez, Eulogio del Pino, Nelson Martínez en menos de 20 años. Ninguna empresa aguanta tal agresión a la moral y a la eficiencia gerencial. Este grupo arruinó a PDVSA y a Venezuela, país que dependía de PDVSA para vivir.

Por eso y por muchas otras razones de similar indignidad es que no es posible sentarse a negociar con esta pandilla de bandoleros. Quien se sienta con ellos, en República Dominicana o cualquier otro sitio, los reconoce como interlocutores válidos y desciende, inevitablemente, a su nivel.